Llevo varios días recordando unas palabras que leí en algún sitio hace tiempo. Eran de Simone Weil, pero no recordaba qué decían exactamente. Por fin, las he encontrado. Me apetece compartirlas. Pase lo que pase, que no desaparezca tu anhelo de luz.

Que tu vida se llene de paz y claridad. Estos y todos los días del año.

 

El deseo de luz produce luz.

Hay verdadero deseo cuando hay esfuerzo de atención.

Es realmente la luz lo que se desea

cuando cualquier otro motivo está ausente.

Aunque los esfuerzos de atención

fuesen durante años aparentemente estériles,

un día, una luz exactamente proporcional a esos esfuerzos

inundará el alma.

Cada esfuerzo añade un poco más de oro

a un tesoro que nada en el mundo puede sustraer.

Simone Weil

 

 

2 comentarios
  1. Manuela
    Manuela Dice:

    Muchas gracias, Beatriz.
    Es un texto precioso lleno de ánimo y de esperanza que, en estos momentos que estoy viviendo, me llega al alma. Gracias por cuidarnos de la manera tan bonita como lo haces.
    Un abrazo muy cariñoso y hasta pronto.

    Responder
    • Beatriz Muñoz
      Beatriz Muñoz Dice:

      Manuela, me alegro de que estas palabras te sirvan y de que te llegue mi cuidado.
      Espero que la esperanza no te aleje de la experiencia del momento 😉 Un abrazo fuerte y feliz año!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *