Tengo una amiga que está en Meetic, la aplicación para conocer gente. El otro día me contaba que, cuando chatea en la app, muchas veces, el hombre al otro lado le dice: “Bueno, te dejo, que estarás cansada”. Mi amiga le responde que no, que no está cansada, pero que vale. Y lo bloquea para siempre.

Opino que bajo esa frase, aparentemente amable e inofensiva, se esconde la quintaesencia de la confusión y la torpeza humanas. La persona que dice estas palabras (en mi opinión y en la de mi amiga) está diciendo:

  • creo que estoy cansado, no estoy seguro
  • quizás llevamos mucho tiempo hablando, no sé
  • creo que no quiero seguir hablando contigo
  • no me atrevo a decírtelo directamente
  • pongo como excusa el cuidarte y preocuparme por tu bienestar para que dejemos la conversación
  • no confío en que tú sepas pedir lo que necesitas
  • me adelanto o creo que es mejor adivinar lo que tú necesitas en lugar de preguntarte directamente
  • no me aseguro de que eso que he adivinado sea lo que necesitas y te lo doy sin preguntarte

En fin, esto y quizás alguna cosilla más.

Mi amiga se preguntaba dónde estará el príncipe azul que por fin un día llegue diciendo: “Estoy cansado (o cualquier otro motivo, o ninguno), seguimos hablando en otro momento, ¿vale?” o bien “oye, ¿cómo vas, te apetece seguir hablando o prefieres que lo dejemos?”.

Días después de esta conversación, me mandó un pantallazo con un fragmento de la conversación con el último galán que había conocido. Le decía así: “Bueno, voy a descansar. Y a dejarte que descanses”. ¿Habrá llegado por fin su príncipe azul? 🙂

 

Si te interesa este tema (no el de las aplicaciones para ligar, sino el de la comunicación sin enredos) te dejo aquí algunos títulos:

12 comentarios
  1. María José
    María José Dice:

    Gracias por este regalo.
    Justamente me he levantado pensando cómo hablar con mi hijo sin que se enfade y se tome como personal cualquier cosa que digo.

    Responder
    • Beatriz
      Beatriz Dice:

      Gracias, Carmen. Y sí, como decía en el comentario anterior, un camino apasionante para los que tenemos interés en conectar con el otro. Un abrazo!

      Responder
  2. andrea
    andrea Dice:

    Me hizo pensar este post, porque mi primera reacción si alguien me hubiera dicho esto hubiera sido la misma que la de esa mujer, pero hoy, y con un poco de practica y paciencia (conmigo) quizás le hubiera preguntado: Por que crees que estoy cansada? Las suposiciones sobre la frase o lo que el otro piensa estan teñidas por nuestros propios condicionamientos. No podemos esperar a que los otros sean sinceros si nosotros no lo somos.

    Responder
    • Beatriz
      Beatriz Dice:

      Gracias Andrea. Qué valioso me resulta tu comentario, también me ha hecho pararme y pensar… Estoy de acuerdo contigo, todo refleja nuestra mente y sus condicionamientos. Lo que he escrito es una interpretación de un hecho, con la intención de mostrar la importancia de conectar con nosotros y con nuestras necesidades como paso clave para conectar con el otro.
      Supongo que mi amiga va a toda velocidad, filtrando candidatos como si estuviera en un mercado escogiendo las naranjas para la cesta. La velocidad que, si te descuidas, te contagian esas y otras muchas aplicaciones. Esa que nos aparta de lo humano…
      Me encanta la opción que das como respuesta a la frase. Un abrazo fuerte!

      Responder
  3. Manuela
    Manuela Dice:

    Muchas gracias, Beatriz. Me ha gustado mucho esta entrada. Yo soy de las que si escuchan esta frase siempre piensa que estoy aburriendo a la persona y es su manera de alejarse de mí. La comunicación es difícil porque las palabras muchas veces no expresan lo que realmente se siente. De hecho, suele ocurrir que decimos cosas con el lenguaje y nuestro cuerpo está diciendo lo contrario con sus imperceptibles gestos y movimientos. Dejamos de ser sinceros por miedo a hacer daño o por miedo a que nos dañen.
    Muchas gracias. Un abrazo muy fuerte y hasta pronto.

    Responder
  4. Beatriz
    Beatriz Dice:

    Ay, sí Manuela, cuánto se esconde bajo nuestras palabras… Mucho que descubrir ahí. Me apasiona ese campo. Un abrazo muy fuerte y hasta pronto!

    Responder
  5. Mari Luz
    Mari Luz Dice:

    Muchas gracias. Creo que me será muy útil la lectura de alguno de los libros que aconsejas ya que yo soy incapaz de zafarme de una conversación que se prolonga demasiado. Ya sabes: la vecina que se enrolla precisamente en el momento que tienes que salir a tomar el autobús porque te están esperando en otra parte de la ciudad , o la amiga que te llama a la hora de la cena y no sabes como decirle que no es el momento , o simplemente la persona que abusa de tu tiempo y te parece de mala educación cortarla. Así que otra vez gracias Beatriz, y un afectuoso saludo.

    Responder
    • Beatriz
      Beatriz Dice:

      Los líos de la comunicación… capas y capas de atascos que están todos en nosotros, ¿no? Ojalá que te sirvan y te gusten mucho esas lecturas. Un abrazo muy fuerte y gracias a ti!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *