Atras / Volver a la página principal

Me llamo Beatriz Muñoz. Soy Licenciada en Psicología y en Filología Hispánica, por la Universidad de Granada. También hice un programa de Dirección de Empresas, en el Instituto Internacional San Telmo, en Sevilla.

Como filóloga di clases de español a extranjeros en la Universidad de Granada. Después monté, con un socio, mi propio negocio. Fue una empresa que partió de la nada y que llegó a dar trabajo a más de setecientas personas. Y después me dediqué a la psicología. Tres etapas de mi vida, tres experiencias profesionales que se complementan y se enriquecen entre sí.

En Granada, ciudad en la que vivo, he impartido ininterrumpidamente desde el año 2012 el programa de reducción de estrés basado en la atención plena conocido como MBSR (Mindfulness-Based Stress Reduction). Para impartir este programa me formé en el CfM (Center for Mindfulness) de la Universidad de Massachusetts. Además del Programa MBSR, he dado seminarios y charlas de mindfulness en diferentes colectivos del ámbito de la salud, la enseñanza o la empresa. En enero de 2018 decidí dar un giro a mi actividad: dejé de impartir el programa MBSR y me dediqué a acompañar, en sesiones individuales y grupos, a personas que querían practicar mindfulness.

Con la editorial Penguin Random House (Conecta) he publicado el libro Mindfulness funciona, una guía sencilla y práctica para introducirnos en el mindfulness.

En la Psicología que yo he estudiado se llega al individuo a través de su mente, del lenguaje, de lo racional. Me parece una perspectiva insuficiente. El lenguaje tiene sus límites: por mucho que le digas a alguien o te digas a ti mismo algo (“que eso no merece la pena”, “que tienes que cambiar tal hábito”…) muchas veces no es suficiente.

Vivimos en la angustia de obtener lo que queremos, olvidando la felicidad de amar lo que tenemos. Alejandro Jodorowsky

No creo que algo tan grande como librarse del sufrimiento o estar a gusto y en paz se consiga sin tener en cuenta a todo el individuo, no sólo a su mente, a su racionalidad, sino también a su cuerpo, a todo el ser, a la totalidad de lo que somos.

Cuando me encontré con el mindfulness sentí que por fin había encontrado lo que llevaba toda la vida buscando. La práctica de la atención plena nos trae aquí. A través de conectar con lo que realmente está sucediendo vamos dando luz a nuestras zonas más ocultas. Vamos descubriendo hábitos, patrones que llevamos repitiendo desde siempre y que nos hacen sufrir. El más arraigado de ellos es el buscar continuamente lo agradable y escapar de lo que no nos gusta. Con el mindfulness descubrimos cómo nos pasamos la vida tratando de modificar lo que nos rodea, de controlar las circunstancias para que todo sea como nosotros queremos. Y comprobamos, a través de la propia experiencia, lo inútil de estos esfuerzos. Cómo nos desgastan y nos hunden en una espiral de insatisfacción y ansiedad. Descubrimos cómo reconciliarnos con la realidad, cómo hacernos amigos de nosotros mismos. Vamos aprendiendo a aceptarnos, a aceptar y a relajarnos en lo que hay.  Sin caer por eso en la apatía o en la indiferencia. La aceptación es solo el paso previo e imprescindible para la transformación.

La práctica de la atención plena va transformando nuestra mente. La va volviendo más clara, más serena, más abierta. Se va creando un espacio en el que hay lugar para todo lo que sucede, nos guste o no. Descubrimos nuestros propios recursos internos, los recursos que poseemos para hacer frente a todo lo que la vida nos va trayendo. Practicando mindfulness nos vamos encontrando cada vez más a gusto en nuestra vida, renunciando a manipular la realidad y a la necesidad de que todo esté a nuestro gusto para sentirnos bien. Dejamos de luchar y la paz se va abriendo paso en nuestras vidas.

 

RED DE PROFESORES MBSR DE ESPAÑA ACREDITADOS POR EL CENTER FOR MINDFULNESS DE LA UNIVERSIDAD DE MASSACHUSETTS: LISTADO DE MIEMBROS

<< volver