Reír - Mindfulness Granada

Reír

reír 4

El humor… no me quiero olvidar nunca del humor. Tan eficaz para sacarnos de los atascos en los que a veces nos metemos…

No sé dónde leí que Oscar Wilde, que murió arruinado y desprestigiado en un cuartucho de una pensión de mala muerte, se despidió de esta vida riéndose de su suerte. Al parecer, el papel de la pared de su habitación era horrible. Y, en la cama, antes de morir, le dijo a un amigo que lo acompañaba: “uno de los dos tiene que irse”.

Así me gustaría vivir y morir… ¡Que nunca nos olvidemos de reírnos, de nosotros mismos, los primeros!

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *